viernes, 17 de noviembre de 2017

...De las piedras...

Imagen: Tommy Ingberg
A ti, mi piedra más grande:

Has sido mi piedra,
ésa en la que el ser humano,
lento aprendiz,
tropieza una y otra vez,
y otra vez,
y otra.

Ni soy capaz de recordar
las veces que caí de bruces,
en tus redes,
como en una tela de araña,
quedándome atrapada,
revoloteando para tratar de escapar
...
sin lograrlo.

Al agotarme y parar,
soltabas lastre y me dejabas ir.
Y muy enrabietada,
no quería marchar.
¿Por qué habría de irme
cuando tenía un lugar en tu vida,
aunque me apretara?

Ganabas al final,
lograbas que entendiera
mi sin hogar en tu vida y,
cabizbaja,
me iba.

Nunca salí ilesa de las partidas,
heridas no curadas,
duelos sin despedidas,
huecos que yo tapaba,
como podía.

Hasta que, sin poder hacer nada,
volvías, piedra maldita,
a cruzarte en mi camino.

Y yo, caía
sin remedio.




jueves, 16 de noviembre de 2017

Quiero un mundo sin mujeres maltratadas.

Imagen de @DerechoEcuador
Tu trabajo conmigo ha sido fino,
tan fino que lograste me olvidara de mí,
batiéndome en duelos constantes
por demostrar cuánto amor tenía para ti.

Ese amor, nunca era suficiente
para un cuerpo que siempre pedía más.
Y yo te lo daba,
¿qué podía hacer?

Todo a tu gusto,
que nunca lo estaba.
Prolongué tu vida en nuestros hijos,
que tampoco se merecían lo que les tocó.
Al servicio de todos,
sin ninguna sonrisa con destino mi alma.

Dejé de salir de casa,
afincada para dedicarme a ti,
infeliz, disfrazada de miedo,
con la impotencia en mi quietud.

Ya tan dentro,
¿cómo salir sin que acabaras conmigo?
Mensajes constantes,
amenazas disfrazadas de "te quiero"
me amarraban sin control a tu zapato.

La televisión,
que suma nueva mujer asesinada,
y tú en el sillón.
Justicia lenta e ineficaz,
que demasiadas veces no deja salir
del infierno con vida.

A tu servicio,
hasta que pude cerrar la puerta por fuera
y alejar la dependencia
que tanto me hiciste creer.

Somos muchas mujeres unidas.
Salir de ahí y denunciar,
primeros pasos,
en esta lucha que vamos a ganar.

Mujer, a ti te escribo,
sabiendo que ponerme en tu piel
no es suficiente para entenderte.
Por favor, busca apoyos, que los hay.
Sal de ahí, cuéntalo,
si hay hijos, sal con ellos,
no te quedes un segundo más.

Cada vez somos más,
y lograremos parar la violencia.
Todas las hijas que nacerán deben verlo,
vivir tranquilas sin miedos.

Basta ya, los que os hacéis llamar hombres,
que solo sois cobardes.
Empezad por entender,
que no somos muñecas a manejar.
Que no, que no nos vamos a dejar,
más en vuestras manos.



*Porque se acabe la violencia de género. Más medidas. Más justicia. Menos permisividad. Más denuncias. Más cárcel. Tolerancia Cero. Y educar en ello, desde que somos niñas., a nosotras y a ellos desde que son niños. La violencia verbal, física y/o psicológica NO sirve para las relaciones humanas. #BastaYa



lunes, 13 de noviembre de 2017

Venus y Júpiter

Las he visto esta mañana,
dos luces intensas muy cerca.
La luz de Venus, la conozco bien.

Luego, he sabido que,
la otra luz era Júpiter,
planetas destinados hoy
a acercarse.

Han puesto fin, por un rato,
a su distancia de millones de km,
y se han ido acercando tanto,
que a mis ojos,
casi podían tocarse.
Tapaba con el dedo índice, los dos.

Ellos dos, los planetas más brillantes,
han acaparado el cielo
antes de la salida del Sol,
mostrando la fuerza del Universo.

Que entre tanta vuelta,
tantas luces,
tantas idas y venidas,
nos recuerda que gracias a él,
estamos aquí,
atestiguando las grandezas que
constantemente nos demuestra.

Lo bonito del cielo,
lo misterioso del espacio,
la certeza de la vida,
si tú estás conmigo.

Venus y Júpiter,
que estando tan lejos,
aprovechan la oportunidad
para acercarse.

Podemos aprender,
de todo.

domingo, 12 de noviembre de 2017

La turista eterna

Quisiera ir de turista,
siempre, por la vida.

Igual que el visitante en país lejano,
quedándose lo más bonito,
fotografiando los detalles
y exprimiendo el tiempo igual,
sin pensar en cansancios
ni obstáculos.

Turista de las vidas,
inmortalizando momentos,
haciendo murales con las risas,
sin tiempos para el desconsuelo
ni para dejar que me duelan.
Sin juicios y consciente
de la limitación de tiempo
que la misma vida impone.

Turista de mí misma,
disfrutando-me aquí y ahora.
regalándome, y a los demás también.
Sin exigencias, más que querer-nos bien.

Siendo turista,
sacas lo mejor de cada lugar,
de cada rincón, de cada instante.
Nunca das nada por supuesto,
todo te sorprende, todo te llega,
por las ganas que pones en ello.

Que mi viaje contigo,
hablo de ti, de ti y de ti también,
sea un turismo diario,
que sea eterno y
nunca acabe.


viernes, 10 de noviembre de 2017

Lo NO-nuestro

Te lo voy a explicar.
Ahora que por fin,
he logrado entenderlo.

Lo nuestro nunca lo fue,
porque tú no quisiste.
Amagaste alguna vez, eso sí.
Y yo, que me conformaba con ser la paloma
que tú alimentabas desde el banco;
deseando hallar la manera de que me amaras.

Nunca hubo nada nuestro
porque me lo inventé todo.
Tanto me olvidé de mí,
que solo miraba donde iban tus pies,
para seguirlos sin alzar la vista.
A ver si te dabas cuenta de que tu felicidad
iba pegada a mi nombre.

Nunca hubo nada,
porque siempre marchabas antes,
maniatando a mis ganas
envueltas en los besos que no me dabas.

Nunca hubo.
Nunca fuiste.
Aunque yo tanto lo quise.

Ya entiendo por qué nunca, nada.
Porque el amor me esperaba
en otro corazón,
que no dudó en entregarse
y lanzarse al mío,
para abrazarlo tan bonito, como nunca
ni tú ni nadie, había hecho.

Por fin entendí que amar no duele,
que quien te quiere no te hace sufrir.
Y hace fácil la vida.

Que lo nuestro nunca fue,
porque ni quisiste
ni tenía que ser.



jueves, 9 de noviembre de 2017

Habló la música de Rozalén

Cuando el talento sale a pasear,
no puedes más que admirarlo.
Y si el talento va acompañado
del necesario corazón,
embobas, deleitándote con tanta belleza.

Ayer, el Circo Price y miles de personas
fuimos testigos de cómo fue
paseándose el amor entre las butacas,
envuelto en armonías, canciones y signos.

Ayer, el Circo Price tembló de emoción,
 risas, lágrimas y bailes.
Más de dos horas unidos por la música,
y no cualquier música.
Unidos por una música que parte de las entrañas
del desnudo de una artista y de un equipo,
que abre el corazón para que todos podamos
acariciarlo un ratito.

Ayer, en el Circo Price con Rozalén
el mundo fue un poquito mejor.
Todas las sonrisas en los rostros,
lo atestiguaban.

Rozalén dijo que tenía la obligación de contar
parte de su historia.
Yo, ahora, siento que quiero contar
la maravilla de su música,
de su puesta en escena,
de su abrirse en canal,
de su voz que llega,
y del eco que deja en las almas.

Más de dos horas
a flor de piel.
Más de dos horas,
con todos ellos.
En un Madrid entregado
cantando con ellos
a la vida.


Gracias Rozalén, Gracias Beatriz. Gracias a todos los que lo habéis hecho posible. 

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Los principios sin final

Foto de Ingrid Hoppe
Lo extraño de los principios,
es no verles el final.

Lo fácil, anticiparlo,
aunque acabe de empezar.

Lo extraño, que desbarataras
con tu llegada mi vida,
para darle el mayor de los sentidos.

Lo fácil, quererte.

Lo extraño, no ver el punto a la frase,
porque el nuevo día es
principio de la continuación
de ayer.
Y no nos cuesta.

Lo fácil, vivir contigo
y amanecer a tu lado.

Lo extraño, moverme sin dudas
y saber cuidada nuestra historia.

Lo extraño, dar contigo,
compromiso entregado,
rostro sin caretas,
corazón abierto que me regalas
y me hace consciente de mi suerte.

Lo fácil decirte sí cada mañana,
y esquivar las zancadillas del destino
cerrando la puerta con pestillo,
contigo y conmigo,
dentro.

Así, todo es posible.




martes, 7 de noviembre de 2017

Lo peor de mí

Tengo un lado malvado,
déspota, cruel y egoísta.
Un lado indiferente,
que nunca irá de tu mano,
porque ya no le importa.

Tengo un lado inhumano,
y por qué repudiarlo,
si también es mío.

Un lado que no odia,
pero sí que no quiere.
Esa oscuridad, que
en contadas ocasiones
se ilumina.

Mi cabeza se torna
y si está cerca de ti,
se apaga.
Y me caigo mal. Sí.
No lo niego.
Pero, que levante la mano,
aquel que no se cansa
de poner mejillas.

Me he condicionado
a que si estás cerca,
me ocurra esto.

¿Quién me descondicionará?
Sé que solo yo puedo.
Y ahora no quiero,
porque pisarme,
ya no es opción.

No me reconozco
y sin embargo
sigo siendo yo.
Y me bato en duelo
conmigo misma,
constantemente.

Y, sí, me agoto.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Leáse con acento argentino: Delirio unipersonal

Calmáte, sentáte aquí,
que yyyo te escucho.
Tumbáte, cómodo.

Ahora contáme lo que ocurre,
yyoo sé bien lo que sentís,
sé rebién lo que es dar vueltas y acabar mareado,
así una y otra vez,
una y otra vez.

¿Sabés? Yya lo decía Freud,
uno es dueño de lo que calla,
y esclavo de lo que habla.
Sé esclavo y habláme.
¡Hablá pues!
Este laburo, me agootá.

Contáme tus sueños
Freud redijo que
el hombre locoo sueña despierto.
Soñá, soñá conmigo.

Además si querés vivir,
tenés que saber que morirás.
Habláme de tu madre,
y de esa relación con tu padre,
y de cómo te hiciste experrrto
en mirar cómo cae la lluvia,
inerte, inexpresivo,
como si pasara algo,
cuando en realidad no pasa nada,
porque lo que te pasa,
es nada, pero no tenés la fuerza
para hacer algo con ello.

Dejáte de boludeces,
y espabiláte,
que nos regalan dos días,
y yya se te escapó uno.



*A veces me gusta delirar un poco.
Tengo delirios despierta. Y me imagino cómo sería vivir en una película argentina. Amanecer hablando de la misma manera y ser la protagonista, por ejemplo de "El mismo amor, la misma lluvia".  




lunes, 30 de octubre de 2017

Deja que ocurra

Rompe tus barreras.
Derriba tus muros.
Vence tus miedos
Tira tus caretas.

Deja que ocurra,
que te sostengan otros,
manos bonitas,
corazones abiertos.
Deja, deja que ocurra,
no pongas freno,
que entre la magia.
Deja que te libere,
te suelte,
te reconozca y
te quiera.
Y date el permiso
para hacerlo tú.

Manda al infierno
a la exigencia,
a la sonrisa que no apetece,
a todos los grilletes que
tienes en los tobillos.

Deja que ocurra,
que entre y salga lo que quiera,
que tu cabeza no hable
y que la emoción te lleve.
No estás solo
y aquí nunca lo estarás.

Puedes acariciar los corazones,
y ellos pueden hacer latir el tuyo.

Vívelo, compártete
y deja que la magia,
simplemente,
ocurra.



Jamming es #MuchoMásQueImpro
¡GRACIAS!

domingo, 29 de octubre de 2017

La suerte de los reencuentros

La infancia te queda algo lejos,
pero hay quiénes te hacen volver.
Lo hacen con el cariño
de quien compartió vida contigo,
crecimiento, juegos, 
goles, canastas
y aquellos cumpleaños
con sándwiches de nocilla.

Vuelves cada vez que les ves,
y aunque las vidas hayan ido 
por distintos caminos y lugares
están para recordarte quién fuiste
y las bases que sentaste a tu alma.

Están para que revivas,
que pudiste con todo aquellos años,
que nada era tan importante
como agotarte corriendo en el recreo
y que todo se pasaba jugando al balón prisionero.

Están para que sepas que el cariño 
no cambia con los años. 
Están para recordarte lo que fuiste con ellos,
lo que fuiste,
esa niña bonita que no dejas salir 
muy a menudo.

Son también la historia de tu vida,
la que no quieres perder,
y la que,
aunque sea menos a menudo de lo que quisieras,
deseas tener cerca, 
porque te gustas cuando estás con ellos.

Ellos son, mis amigos de la infancia, 
mis amigos del colegio,
los pupitres, los campos. 
Son la vida que ha pasado por la mía
y cada vez que nos juntamos,
vuelvo. 
Es la suerte de poder reencontrarte
y mirarte con ellos, de frente. 

jueves, 26 de octubre de 2017

El pilar de mi vida

Pintura de Jim Daly
El pilar de mi vida
se tambalea,
zozobra sin tregua;
ha cargado demasiado.

El pilar de mi vida,
se duele,
y yo lo veo.
Le cuesta mantenerse
y quisiera sujetarlo yo.

El pilar de mi vida,
hoy no fantasea,
ni imagina algo mejor,
sin fuerzas para intentar
no caer del todo.

El pilar de mi vida,
no puede llorar,
pero es como si lo hiciera,
a cada rato,
a cada segundo.

El pilar de mi historia
se tambalea.
Y con él,
también mi vida,
entera.

martes, 24 de octubre de 2017

El cuarto escalón

Uno, dos, tres...
y no es que me de la vuelta.
Es que me precipito al vacío.

Treinta y cuatro años
y, otra vez, el mismo punto.
Sin poder avanzar.
Débil, furiosa,
acumulando la ira del pasado
que resurge aquí,
en el cuarto escalón.

Porque el cuarto escalón
no aparece siempre,
a veces en el tercero,
una está conforme,
sin ruidos de la vida
y esquivando las balas.

Al creerme ya aprendida,
veo cómo mis pies lo intentan
queriendo subirlo.
Recurro a lo mismo,
falaces estrategias del camino
y les observo,
encargándome de frenarlos.
Y caigo.
De nuevo.
A lo conocido del anterior escalón.

Y vuelve el reproche,
disparo directo al amor propio.
Así, la pelea eterna con el cuarto escalón,
que no es otra,
que el vértigo hacia mi misma.
Y trato que no solo sean mis pies,
sino mi seguridad,
para confiar y no dejar,
que se apodere de mí el miedo,
cuarto escalón de mi vida.


*Imagen: Fabio Giampietro

viernes, 20 de octubre de 2017

De mujer al mundo. Basta ya.

No es cuestión del sexo, no.

Mírame,
Soy igual que tú,
pero distinta.

Y tú, eres igual que yo,
pero distinto.

No soy una flor que regar,
No soy para enmarcar,
No soy para domar,
ni mucho menos para abusar.

Soy igual que tú.
puedo hacer lo mismo que tú,
exactamente igual.
Y estoy ya muy cansada
de la triple exigencia que se me hace,
para demostrarlo.

No soy la flor que regalar
tampoco de la que presumir,
ni la que encerrar en una urna
y no, no necesito tu persona para vivir.

No tengo tareas predefinidas,
por haber sido antaño socialmente apartada,
o por el hecho de poder traer nueva vida.
Ya no sé cómo decirlo,
que tú y yo podemos hacer lo mismo.

Dejad de haced lo que hacéis.
Soy mujer y soy igual que el hombre,
pero distinta.
Y el hombre es igual que yo,
pero distinto.

¿Tan difícil es de entender?
Sacad esas ideas de vuestras cabezas,
y empecemos de cero,
siendo distintos e iguales a la vez.

Somos todos personas,
y si nos cuidamos,
mejor.

jueves, 19 de octubre de 2017

Tengo todo preparado

(Abro la puerta)

¡Ay!, qué nerviosa estoy,
hace tiempo que esperaba que llegaras.
Pero pasa, no te quedes ahí,
estreno zapatos,
he limpiado toda la casa
y he envuelto mis ganas en papel nuevo,
ya no queda nada de lo que había antes.

Tengo ganas de saltar,
gritar que por fin estás aquí,
¡ay, ay, ay!
Ven, que te enseño todo,
coge mi mano,
quiero que te aprendas cada rincón,
los visibles y los escondidos,
no quiero ocultar nada
y mucho menos, nada de lo que hubo,
que revolvió absolutamente todo.

Sí, sí, sábanas nuevas y de colores,
todo para recibirte, AMOR, como mereces.
Ya ves, tengo todo preparado para ti,
que no es para menos la fiesta.
La última vez que te marchaste
fue de golpe, dejando tanto hueco
que me costó latir de nuevo.

Pero ya está, no lo recuerdo más.
No te guardo rencor, ninguno.
Lista estoy para que llegues,
para que entres
y te quedes.

Aunque lo vuelvas a revolver todo,
aunque igual me restes vida,
aunque me duelas otra vez,
ven, ponte cómodo.

Quiero que tu flecha
acierte conmigo.

Quédate, quédate a dormir.